La Blogocosa. El Blog de Fernando Checa
Estuvieron Aquí
09 marzo, 2007
La conversación que se produce entre nuestros públicos es algo que nos puede a llevar a perder el rumbo en conceptos tan importantes como la seguridad de los datos. Es cierto que a través de Internet todos podemos ser otras personas, tanto como mantener nuestra libertad de hacer click o no en una autorización a que nuestros datos puedan ser conocidos por terceros. Pero en algunas ocasiones este tipo de aspectos cobran mayor importancia.

La campaña de Rexona enfocada al público femenino adolescente, Novio de Entrenamiento, me parece un ejemplo excelente de integración de componentes de marketing muy actuales: hay un correcto uso de la tecnología multimedia y de los elementos de interactividad con el usuario (el juego de intentar ligar al guapo chaval no deja de ser ingenuo a la par que divertido), tiene el componente vírico que hoy es casi obligatorio en cualquier acción de marketing, está muy bien enfocado en el tipo de cliente al que se dirige, permite la creación de bases de datos de los clientes potenciales al mejorar la experiencia de navegación vía registro, nos remite a entornos colaborativos con otras marcas (Cola-Cao, Sony, Pascual, Alcampo...) y utiliza como elemento de cohesión de la comunidad un blog, que atendiendo a las entradas y sus comentarios va creciendo poco a poco.


Hasta aquí todo correcto. Pero cuando observamos la participación de los usuarios en el blog, podemos observar que muchos de ellos publican de forma ingenua su correo electrónico. Ver correos del estilo Carol_Suarez92@hotmail... disponibles para que cualquier desaprensivo pueda detectar no sólo nombre y apellidos sino intuir año de nacimiento, no parece demasiado correcto. Al abrir la conversación es necesario dar la libertad a nuestros clientes, pero no menos importante es mantener la seguridad y privacidad de sus datos. Y de forma especial cuando el tipo de cliente puede no ser consciente de lo que significa mostrar sus datos alegremente en un entrono público. Unilever acierta en buena medida, pero debería rectificar lo antes posible ese aspecto. Incluso la rectificación, de ser pública y a través del mismo blog, generaría mayor confianza entre sus clientes.
 
Escrito por Fernando Checa García a las 1:16 p. m. |


0 Coentarios: