La Blogocosa. El Blog de Fernando Checa
Estuvieron Aquí
24 enero, 2008
Hace años que soy un absoluto convencido del teletrabajo. Posiblemente porque si hay algo que odio en este mundo es encontrarme entre las paredes de un despacho, por grande que este pueda ser. De hecho, desde que comencé a trabajar, allá cuando acabaron los grandes proyectos (la Expo, las Olimpíadas, mi carrera...) siempre me pregunté qué sentido tenía pasar horas y más horas en una oficina.

Los argumentos a su favor son siempre similares: que si la socialización con tus compañeros, que si la mejor distribución de los tiempos de trabajo, que si el control por parte de la empresa... Argumentos contra los que no puedo dejar de rebelarme. Hoy, mientras hablaba con una alumna sobre el tema volvía a encenderme. Que me expliquen cuantas veces no podría estar en mi casa haciendo lo mismo, o mejor aún, trabajando, en vez de simular que lo hago. Mis compañeros no son mis amigos, y de hecho socializo mucho mejor con el mail. ¿Y acaso no pueden controlarme por mi trabajo realizado, no por las horas fingiendo el mucho trabajo que tengo?

Soy profesor y disfruto con la formación presencial, mucho más que con la on line, claro. Pero al final, siempre acaban exigiéndote que pases horas en las que "se te vea". No las que te dedicas a dar clase, ni las que dedicas a la atención al alumno, sino aquellas que dedicas a que tu figura se pasee durante horas sin fin en la Facultad, demostrando al mundo entero tus inmensas preocupaciones y la importancia de tu misión salvadora como estrella que ilumina el pasillo.


¿Por qué? No dejo de preguntármelo. La empresa ahorra si yo trabajo desde mi casa. Evita destinar un despacho para que pierda el tiempo, elimina las distracciones de cafés y más cafés, y lo mejor, tiene un elemento claro de control: hacerme trabajar por objetivos, claros, bien marcados y controlables... ¿o acaso no saben como hacerlo? ¿Será ese el problema?

Me encanta trabajar desde casa. Dar mis clases y volver a la comodidad de mi hogar donde realmente me convierto en un hombre multitarea (sólo así lo consigo), escribiendo un artículo, buscando información sobre otro, contestando mails, atendiendo el messenger, participando en un foro, posteando en mis blogs, descargándome música, escuchando Heavy Metal y tomándome una cerveza, todo, al mismo tiempo.

Jamás he llegado tarde a una entrega, mientras he teletrabajado. Y siempre he sido mucho más feliz. Y más económico. Más rentable. Más productivo. Pues bien, todavía soy un bicho raro. En fin, será que no tengo suficientes pestañas abiertas...

Etiquetas:

 
Escrito por Fernando Checa García a las 12:38 a. m. |


3 Coentarios:


At 8:34 p. m., Blogger Javier Alberro

Hola vivo en Montevideo Uruguay y hace un tiempo estoy investigando sobre teletrabajo pero no logro encontrar la manera de comenzar a teletrabajar a pesar de no darme por vencido me gustaria saver mas especificamente por ejemplo a que te dedicas. O a que se dedican especificamente las personas que teletrabajan en la region.

 

At 10:09 p. m., Blogger Fernando Checa García

Hola Javier,

Pues soy Profesor de Universidad además de trabajar como Consultor independiente. No te des por vencido. Al final lo conseguiremos... Ya verás.

Abrazos

 

At 5:04 p. m., Anonymous JNet

Hola Fernando,
me he dado una vuelta por tu blog, cosa que voy haciendo de vez en cuando a ratos.

Aparte del tema adecuado me parece una forma sencilla y clara de explicar en la práctica las ventajas para unos y otros. (empresa y trabajador).

Yo trabajo en el sector Tic y de comunicación, aunque me gustaría especializarme mas y evolucionar hacia nuevos campos y cosas interesantes (que las hay muchas)que siempre me han interesado y que en combinación con las Tic abren nuevos campos, caminos y formas de hacer y trabajar.

Muchas tareas concretas de mi trabajo pueden hacerse remotamente de forma ubicua alla donde haya internet. Pero de lo únco que me ha servido de momento es para atender guardias o urgencias y solventar problemas.

Ya que nunca se han planteado el trabajo completo en teletrabajo y nunca me han permitido trabajar desde casa ni funcionar por objetivos.

Estoy en eso de que las empresas tampoco saben como funcionar asi y estamos hartos de ver a compañeros tocándose las narices pero residiendo en el lugar de trabajo el tiempo estipulado.
Que contar que no se sepa del sector de las administraciones públicas en el que he trabajado un tiempo... :O

Seguimos intentándolo.